Archivo | junio, 2017

Kit kat brownie cheesecake

13 Jun

Es una receta que nos ha encantado a todos los que la hemos probado, porque mezcla el intenso sabor del chocolate con la textura esponjosa del cheesecake.

En su interior esconde las barritas de Kit Kat, que después del horneado quedan perfectas y se ven riquísimas entre el brownie y el cheesecake. Un bocado de esta delicia es increíble, ya que tenemos distintas texturas que lo hacen espectacular. El cheesecake queda esponjoso y jugoso, el brownie tiene un sabor intenso en su interior. Y para realzar todo el conjunto, las barritas de Kit Kat le dan el toque crujiente perfecto.

Seguro que os sorprenderá lo fácil que es hacer este postre. Si lo hacéis, seguro que vais a repetirlo en más de una ocasión.

Ingredientes (para un molde Molde 20x20x7)

Para el brownie:

  • 160 g de chocolate negro
  • 120 g de mantequilla sin sal
  • 2 huevos L
  • 120 g de azúcar moreno
  • 1/2 cdta. de extracto de vainilla
  • 80 g de harina de trigo
  • 16 barritas de Kit Kat
  • 1 pizca de sal
  • 80 g de chips de chocolate negro

Para el cheesecake:

  • 450 g de queso crema (tipo philadelphia)
  • 120 g de azúcar blanco
  • 2 huevos L
  • 1 cdta. de extracto de vainilla

Brownie_tarta_queso

Preparación

Para hacer el brownie empezamos añadiendo la mantequilla al chocolate negro y nos lo llevamos al microondas para derretirlo todo junto. Cuando lo tengamos totalmente derretido, lo dejamos que se enfríe un poquito a temperatura ambiente mientras seguimos con la receta.

Ahora en un bol aparte, batimos los dos huevos. No es necesario batirlos en exceso, ya que cuando hacemos brownies no necesitamos introducir aire a la masa. Cuando lo tengamos listo, añadimos el azúcar moreno y batimos un poquito más hasta integrarlo bien. Para darle un toquecito de sabor añado extracto de vainilla.

Ahora ya podemos agregar el chocolate que derretimos junto a la mantequilla. Como el chocolate aún no ha enfriado por completo, vertemos la mezcla lentamente para que el calor del chocolate no cocine los huevos. Y mientras lo agregamos, removemos para que se integre con el resto de ingredientes.

Hecho esto, con un colador, tamizamos la harina y aprovechamos también para agregar la pizca de sal. Mezclamos suavemente para integrar la harina. Cuando ya no veamos restos de harina en la masa, la mezcla estará lista. Como toque adicional, voy a agregar unas chips de chocolate en el interior del brownie. Las repartimos por toda la masa con una lengua repostera.

Voy a utilizar un molde cuadrado de 20×20 centímetros, pero podéis utilizar un molde redondo sin problemas. Lo que sí os recomiendo, es poner papel de hornear en el interior del molde, así será muy sencillo desmoldarlo.

Cuando ya tengamos el molde forrado, ponemos toda la masa del brownie en su interior y la repartimos bien por todo el molde. Ponemos las barritas de Kit Kat encima de la masa. Una vez las hemos colocado todas, lo reservamos mientras hacemos la mezcla del cheesecake.

Para hacer el cheesecake ponemos el queso crema en un bol grande y lo batimos a velocidad media durante 2 minutos. Pasado este tiempo, agregamos el azúcar y seguimos batiendo 1 minuto más. Para darle más sabor, le añadimos una cucharadita de extracto de vainilla. Ahora añadimos los huevos ligeramente batidos.

Ponemos la mezcla sobre las barritas de Kit Kat y con una espátula o lengua repostera la acomodamos para dejar la masa bien repartida y con una superficie lisa. Cuando terminemos, asentamos la masa dando unos golpecitos contra la mesa y la llevamos al horno.

El horno debe estar precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo y sin ventilador. Colocamos el molde en la mitad del horno y en unos 40 minutos estará listo. Cuando esté doradito por arriba, ya lo podéis sacar de horno.

Recién salido del horno, lo dejamos enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente. Cuando ya esté frío, lo llevamos a la nevera un mínimo de 4 horas.

Ahora que ya está frío y completamente cuajado, lo desmoldamos. Ya sólo nos queda cortarlo en trocitos y servir nuestro Kit Kat brownie cheesecake.

 

Brownie_tarta_queso_2

Tarta de Stracciatella

12 Jun

Holaaa

Os voy a mostrar cómo hacer una tarta de stracciatella riquísima y sin horno. Es una tarta muy fácil de hacer. Y además sienta de maravilla en los meses de verano. Siempre intento tener una tarta fría para las comidas familiares y os aseguro que ¡son todo un éxito!

Esta tarta era para una ocasión muy especial, ya que era el cumpleaños de Maite, mi suegra, nos juntamos toda la familia y lo celebramos. No hay mayor recompensa que ver las caras de los invitados saboreando esta tarta!! Felicidades Maite! A por el siguiente!!

Pasamos a la receta:

Ingredientes

Para la base:

  • 250 g de galletas María
  • 140 g de mantequilla
  • 30 g de cacao en polvo

Para la mousse:

  • 500 g de yogur griego de stracciatella (4 unidades 125g c/u)
  • 200 g de azúcar
  • 100 ml de leche
  • 8 láminas de gelatina
  • 500 ml de nata
  • 100 g de chocolate en virutas

Para la cobertura:

  • 150 ml de nata
  • 200 ml de chocolate
  • 40 g de mantequilla

Preparación

Primero haremos la base de galleta. Para ello, ponemos las galletas en nuestra Thermomix y las trituramos bien a velocidad máxima. Cuando las galletas estén bien trituradas, las pasamos a un bol y le añadimos el cacao en polvo, así haremos una base de galletas de chocolate perfecta para la tarta. Mezclamos bien para que quede todo homogéneo. Llevamos la mantequilla al microondas para que se derrita. Una vez tengamos la mantequilla líquida, la agregamos a las galletas trituradas. Mezclamos con la lengua repostera y cuando veamos que todo está bien integrado, la ponemos en la base del molde.

Con la ayuda de la lengua repostera esparcimos la masa por toda la base. La aplastamos bien hasta conseguir una capa fina y compacta. Una vez lista la llevamos a la nevera mientras seguimos con la receta.

Para la mousse

Empezamos hidratando las láminas de gelatina en agua fría. Es tan sencillo como ponerlas en un bol y cubrirlas con el agua. Dejamos que se hidraten durante 5 minutos mientras calentamos la leche en el microondas. Una vez tengamos la leche caliente, escurrimos las láminas de gelatina y las introducimos en la leche. Como la leche está caliente, las láminas se van a deshacer fácilmente. Dejaremos que la mezcla se atempere y reservamos para más adelante.

Mientras en la Thermomix vamos a hacer el azúcar glass a velocidad máxima, con unos 30 segundos será suficiente. Una vez hecho reservamos y lavamos el vaso.

Ahora añadimos la nata bien fría, recién sacada de la nevera y batimos a velocidad 3 y medio con la mariposa hasta que esté montada. Una vez la tengamos montada, la pasamos a un bol y mezclamos suavemente con el azúcar glass.

Una vez esté templada la leche con la gelatina, la añadimos a los yogures griegos de stracciatella. Mezclamos muy bien hasta que la leche se integre completamente en el yogur. Añadimos la mezcla poco a poco sobre la nata y la integramos con movimientos envolventes.

Cuando terminemos de añadir el yogur con la leche a la nata, añadimos las virutas de chocolate a la mousse. Integramos las virutas con movimientos envolventes con delicadeza para no bajar la mezcla.

Sacamos de la nevera el molde con la base de galleta y vertemos la mousse por encima. Movemos un poquito el molde para que se nivele la mousse y la tapamos con film transparente. Una vez lista, la llevamos a la nevera durante 4 horas y luego seguiremos con la cobertura.

Para la cobertura

Pponemos el chocolate en un bol grande y calentamos la nata en el microondas hasta que empiece a hervir. Vertemos la nata caliente sobre el chocolate y dejamos que repose un minuto. Ahora con unas varillas removemos hasta obtener una ganache sin grumitos. Para darle un poquito de brillo a la cobertura, le agregamos la mantequilla y removemos hasta que quede bien integrada. Seguimos removiendo la ganache para bajarle la temperatura.

Sacamos la tarta de la nevera y como ya tenemos la mousse cuajada, vertemos con cuidado la ganache por encima. Movemos un poquito el molde para que se expanda de manera uniforme. Y ahora sí, la llevamos a la nevera hasta que la vayamos a servir.

Antes de desmoldar la tarta, primero pasamos una espátula por el borde para separar la ganache del molde. Sólo nos queda decorarla bonita, en este caso yo hice un “pequeño huerto” ya que a ella le encanta, pero sino con unas virutas de chocolate por encima no hace falta nada más.

Está tan tan buena uhmm…hacedla porque no os arrepentiréis.

Tarta mousse de limón y fresas

6 Jun

Esta tarta mousse de limón y fresas tiene justo la frescura y lo bonito que nos apetece en primavera. Imaginaos una base de galleta y mantequilla con dos mousses, una de limón y otra de fresas. Y todo esto sin horno ¿qué más se puede pedir?

La mousse de limón se prepara con lemon curd que se prepara ex profeso, lo que le da un delicioso sabor y cremosidad. Ambas mousses llevan como base nata montada y se les da firmeza con algo de gelatina. Si las fresas no os entusiasman, podemos usar frambuesas, arándanos o moras.

Ingredientes (para molde de 20-22 cm)

Base

  • 100 g de galletas
  • 50 g de mantequilla derretida

Lemon curd

  • 60 ml de zumo de limón
  • La ralladura de un limón
  • Dos yemas de huevo y un huevo entero
  • 65 g de azúcar
  • 45 g de mantequilla

Capa de mousse de limón

  • El lemon curd de la etapa anterior
  • 8 g de gelatina en polvo
  • 30 ml de agua fría
  • 330 g de nata líquida (mínimo 35% grasa)
  • 100 g de azúcar glas

Capa de mousse de fresas

  • 225 g de arándanos
  • 8 g de gelatina en polvo
  • 30 ml de agua fría
  • 330 g de nata líquida (mínimo 35% grasa)
  • 100 g de azúcar glas

Para la ganache:

  • 100 g de chocolate blanco
  • 40 ml de nata para montar
  • Colorante rosa

Preparación

Base

  • Preparamos la base de la tarta triturando las galletas. Derretimos la mantequilla, mezclamos bien con la galleta triturada (este paso yo lo he hecho con la Thermomix) y tapizamos el fondo del molde, igualando y compactando con los dedos.
  • Metemos el molde en la nevera para que se solidifique la base.

Lemon curd

  • Ponemos en un cazo todos los ingredientes. Calentamos al fuego, con o sin baño maría, sin dejar de remover con espátula, hasta que espese la crema. Dejamos enfriar.

Mousse de limón

  • Hidratamos la gelatina en un bol con el agua fría. Cuando esté hidratada la pasamos unos segundos por el microondas, lo justo para que se disuelva. Dejamos templar.
  • Montamos la nata, que deberá estar bien fría, con la Thermomix en 30 segundos más o menos ya la tienes. Cuando la tengamos montada sacamos a un bol y vamos añadiendo el azúcar glas a cucharadas, seguido de la gelatina templada. Es mejor que la nata esté algo fluida, no conviene llegar a que quede muy dura.
  • Mezclamos entonces el lemon curd templado con movimientos envolventes y, cuando esté homogénea la mousse, la extendemos sobre la base de galleta. Alisamos la superficie y metemos el molde en la nevera.

Mousse de fresas

  • Ponemos 200 g de las fresas en el vaso y trituramos unos segundos a velocidad máxima. Programamos 8 min/varoma/vel 2. Reservamos para que templen en un bol.
  • Mientras las fresas se calientan hidratamos la gelatina en polvo en el agua fría. Cuando esté hidratada la agregamos al puré de fresas aún caliente para que se disuelva y dejamos templar.
  • Montamos la nata bien fría y procedemos igual que con la mousse de limón, y después añadimos el azúcar glas con movimientos envolventes. Por último mezclamos el puré de fresas con espátula.
  • Distribuimos la mousse de fresas por encima de la mousse de limón y devolvemos el molde a la nevera para que acabe de solidificar el conjunto. La podemos congelar para asegurarnos de desmoldarla perfectamente, pero es suficientemente firme como para desmoldarla solo con el frío de la nevera, con cuidado.

Yo invertí el orden de las mousses, porque por la decoración así lo preferí.

Ganache

  • Para ello añadimos la nata sobre el chocolate blanco y nos lo llevamos al microondas para calentarlo todo junto. Cuando lo tengamos totalmente derretido, estará perfecto para darle color. Como siempre, vamos añadiendo el color poco a poco hasta obtener el color que queramos. Y no olvidéis mezclarlo bien para conseguir una mezcla homogénea.
  • Una vez terminemos, tapamos la ganache con papel film transparente. Lo cubrimos a piel, es decir, el film debe tocar toda la superficie de la ganache para que así no se reseque la parte superior. Y así lo dejamos reposar a temperatura ambiente hasta que se enfríe un poquito. Una vez esté a temperatura ambiente veremos que la ganache está más densa. Si está demasiado densa podemos calentarla unos segundos en el microondas hasta que tengamos la consistencia perfecta para cubrir la parte superior de la tarta. Tampoco debe estar muy líquida, ya que queremos crear un efecto de gotas. Y si queda muy fluida cubrirá toda la tarta por completo. Poco a poco crearemos un efecto muy bonito por toda la parte superior. Cuando terminemos, la llevamos a la nevera para evitar que siga escurriendo la ganache.

Luego ya el resto de la decoración es echarle mucha imaginación, yo hice unos bombones, placas de chocolate blanco, puse golosinas, etc..y unas banderolas con el nombre de la cumpleañera.

La verdad es que es una tarta muy buena y nada empalagosa.

A disfrutarla!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: